Flujo vaginal

Las mujeres y personas menstruantes en edad reproductiva secretamos distintos tipos de flujo que llegan a nuestra ropa interior. Tenemos glándulas capaces de producir flujo en las paredes de nuestra vagina, en el cuello del útero (o cérvix) e incluso a nivel externo en nuestra vulva.

Estos flujos pueden ser transparentes, blancos o con un tinte amarillo al estar en contacto con el aire, secarse y oxidarse. Tienen diferentes texturas: ir desde muy líquida ¡nos puede hacer creer que es orina! o ser espesa. Estas secreciones son totalmente naturales y sanas siempre que no estén acompañadas de síntomas como ardor, picazón o mal olor.

El flujo que secreta nuestra vagina, en especial, es muy importante para la salud vulvar: se encarga de limpiar, de mantener el ambiente con un ph ácido para protegernos de infecciones y de lubricar el canal vaginal para prevenir sequedad e irritación.

Malos hábitos de higiene vulvar como: exceso de lavado, uso de jabones, uso de protectores diarios o de ropa interior muy apretada, depilación vulvar completa… pueden alterar tu flujo vaginal haciendo que aumente en forma excesiva, cambie de color, pique o huela mal ¡por eso la educación en salud vulvar es fundamental!

Abramos la información 🙌🏽💜🌺
#liberemoslapapaya

Este post fue una colaboración junto a @dani.ginecologa y @hacialaraiz
Las invitamos a conocerlas y aprender junto a ellas✨

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados